¡EL ANÁLISIS TÉCNICO NO ES COMO HACER VUDÚ!

Este artículo es para todo el mundo, pero especialmente para los que creen que el análisis técnico es algo así como una forma de engaño extendido que no sirve para nada. Para ser sinceros, hace muchos, muchos años, nosotros no pensábamos que fuera útil. Pero entonces empezamos a sentir curiosidad por el componente psicológico de las inversiones, y empezamos a estudiarlo y terminar por concluir que merecía la pena profundizar en el análisis técnico como expresión del comportamiento inversor. Es una herramienta a la que creemos se ha maltratado y que dependiendo de cómo se utilice puede añadir valor al proceso de inversión. Veamos a continuación el por qué.

Pensemos en el análisis técnico como la expresión gráfica de una lucha entre compradores y vendedores, entre la oferta y la demanda. Tan sencillo y tan complicado.

Y pensemos en dos aspectos del mismo: la acción del precio, resultado y reflejo de esa lucha en tiempo real, y la estructura del mercado, que se va construyendo con las huellas de la acción del precio y que nos indica cómo se ha comportado en el pasado.

Hay, en términos generales, dos escuelas de análisis técnico, la que clasifica cada figura y sus variaciones (doble techo, banderas, triángulos entre otras) y la originada por Richard Wyckoff. Esta última no presta mucha atención a las figuras, salvo para analizar las posiciones compradoras y vendedoras, su fuerza y comportamiento.

Es este último acercamiento el que nos parece de utilidad. En el fondo no es más que tratar de analizar las reacciones de compradores y vendedores, buscando el comportamiento de los actores del mercado. Y esto se refleja principalmente en el precio, en sus movimientos, y los famosos indicadores, que no son más que combinaciones matemáticas derivadas del precio.

En Irrational Investors nuestro modelo de inversión es fundamentalmente value, pero a lo largo de los años hemos ido aprendiendo que otras filosofías tienen características que pueden ayudar a mejorar la propia. Y esto no iba a ser diferente para el análisis técnico. El nombre de nuestro blog deriva de la importancia que creemos tiene el comportamiento en el proceso de inversión, y ese conjunto de comportamientos se plasma en los gráficos.

Una acción muy barata, es una razón poderosa, fundamental, para tomar posiciones, pero quizás no suficiente, al menos en lo que respecta al parámetro tiempo. Puede estar mucho más barata si la tendencia, si el sentimiento de mercado hacia la misma, es negativo. Los mercados pasan más tiempo en tendencia que en consolidación o rangos y de ahí el dicho “the trend is your friend” (los estudios corroboran la efectividad del Trend Following).

Cada filosofía puede ser útil y tiene diferentes adeptos, pero la evidencia empírica define cuál funciona a largo plazo. Ya vimos en este post que Value batía a Growth en el largo plazo, y en este otro que Value y Momentum podían ser complementarios. Pero hay ciclos donde todas y cada una de ellas tienen sus periodos de grandes pérdidas (ver la tabla para los Worst Drawdown de Value y Momentum y el gráfico posterior de comportamiento del índice Russell 1000 Value y Russell 1000 Growth).

Jack Vogel

Value vs growth large cap

Pero no todos los gestores e inversores están dispuestos a tolerar dichas caídas. Y es aquí donde nosotros encontramos que el análisis técnico puede aportar algunas soluciones.

Utilizar el análisis técnico para recabar información del sentimiento de mercado y de las fuerzas relativas de compradores y vendedores, puede ayudarnos a mejorar el proceso de toma de posiciones y de salida de las mismas. No es lo determinante, pero es una ayuda que, en algunos casos, resulta inestimable.

El mercado está compuesto por seres humanos, y como tal se comporta. El análisis técnico puede ser una herramienta más de gestión del riesgo, puede disminuir la volatilidad de la cartera y aumentar el binomio rentabilidad/riesgo.

Vean los siguientes ejemplos de algunas acciones que nos gustaban, y gustan, por diferentes razones (AAPL, BMW, GILD) y pregúntense por ejemplo si entrarían ahora , si las divergencias pasadas entre precio e indicadores les señalan algo, analicen la lucha de fuerzas entre oferta y demanda, la volatilidad, si hay alguna información que les hubiera sido o es útil, etc. En definitiva, denle una oportunidad a los gráficos, y si después creen que no sirven, perfecto.

apple 2012

Este gráfico de APPLE lo tenemos grabado a fuego para recordarnos que ir contra la tendencia tiene muchas veces consecuencias nefastas. En 2012, como suele ocurrir de manera cíclica, los analistas plantearon dudas sobre las futuras ventas de Iphones, y esta fue una de las razones fundamentales para una caída del 50%. Si hubiéramos prestado algo de atención al gráfico, nos habríamos dado cuenta de que el sentimiento de mercado no era favorable para tomar posiciones. Y es verdad que puedes ir comprando en las caídas, pero si sigue cayendo, la decisión no es la óptima. Recordemos que en cuestiones de horizonte temporal, la teoría y la práctica no van de la mano. Tardó más de un año en recuperar la caída, y entre tanto hay un coste de oportunidad. Pero, claro, las quinielas se aciertan mejor los lunes….

bmw

Gild

En cuanto a research, hay de todo, algunos muestran evidencia empírica de que no funciona, y otros todo lo contrario. Por parte de los extremistas siempre se escucha que no conocen a nadie que haya sobrevivido al largo plazo haciendo únicamente análisis técnico. Pues bien, al igual que en el resto de filosofías siempre se encuentran ejemplos. Uno es Peter Brandt (@PeterLBrandt), que lleva viviendo de esto más de 40 años. Cuando existe algún ejemplo de este tipo, es aconsejable al menos preguntarse qué está haciendo bien y si podemos incorporar algo a nuestro proceso de inversión para mejorarlo. No hace falta estar de acuerdo, simplemente tener la curiosidad y no ir con sesgos previos.

Como siempre, cada uno debe ir construyendo su propio proceso de inversión, elegir las herramientas que les resulten útiles, y desechar las que no. El análisis técnico es sólo una más.

Lectura recomendada: The Art and Science of Technical Analysis de Adam Grimes.

 

Irrational Investors

Disclaimer:

No tenemos posiciones en ninguna acción mencionada, y no planeamos iniciar posiciones dentro de las próximas 72 horas.

Escribimos este artículo nosotros mismos, y expresa nuestras propias opiniones. No recibimos  compensación por ello . No tenemos ninguna relación comercial con ninguna compañía cuyas acciones se mencionan en este artículo.

Las opiniones contenidas en este documento son sólo informativas y educativas y no deben interpretarse como una recomendación para comprar o vender las acciones mencionadas o para solicitar transacciones o clientes. El rendimiento pasado de las compañías discutidas puede no continuar y las compañías pueden no alcanzar el crecimiento de ganancias según lo previsto. La información contenida en este documento se considera adecuada, pero bajo ninguna circunstancia una persona debe actuar sobre la información contenida en el mismo. No recomendamos que cualquier persona actúe sobre cualquier información de inversión sin primero consultar a un asesor de inversiones en cuanto a la idoneidad de tales inversiones para su situación específica.

 

3 thoughts on “¡EL ANÁLISIS TÉCNICO NO ES COMO HACER VUDÚ!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s